Supervivientes del rockabilly

Resulta evidente que pioneras del protorockabilly como Mahalia Jackson y Ruth Brown inspirarían a muchas de las vocalistas de la época dorada del rockabilly tales como Jo-Ann Campbell o los temas más rockabilly de Brenda Lee y Connie Francis. Todas ellas, así como sus contemporáneos masculinos, influyeron notablemente en las artistas de rockabilly que surgieron a lo largo de la década de los cincuenta en Estados Unidos.

De mediados a finales de los cincuenta no dejaron de surgir vocalistas y otras instrumentistas que se atrevieron con un estilo musical muy masculinizado y que les llevó a tener que aguantar aspavientos, mofas o incluso abusos a nivel profesional y personal. La Reina del rockabilly Wanda Jackson, así como Bunny Paul, Patsy Cline, Barbara Pittman, Jean Chapel, Sparkle Moore, Joyce Harris o la genial contrabajista y cantante Rose Maddox son algunos nombres de estas atrevidas músicas que desgraciadamente dejarían los escenarios en los sesenta mayoritariamente a causa de las exigencias sociales impuestas por maridos y otros familiares o bien a causa de desgraciados accidentes.

Por si fuera poco, en los sesenta el rockabilly entró en declive a causa de la primera Invasión británica y la estandarización cada vez más mayoritaria de un sonido más eléctrico y agresivo. Pocas de estas damas se atrevieron a perseverar, no dejar el mundo de la música a causa de las obligaciones familiares y no resguardarse en otros géneros como el country ante la crisis del rockabilly y, por ello, merecen ser recordadas.

 

CHARLINE ARTHUR

 

Charline Highsmith nació el 2 de septiembre de 1929. Su obsesión era tocar la guitarra y se presentó a diversos concursos de talentos. En uno de ellos conoció a Jack Arthur, con quien se casó en 1948. En 1950, comenzó a trabajar como cantante y disc jockey en la estación radiofónica KERB de Texas. Tres años después Colonel Tom Parker la fichó para RCA Records y realizó diversas giras con los más grandes: Elvis Presley, Johnny Cash, Roy Orbison, etc. Las letras de sus canciones sufrieron censura por parte de la Grand Ole Opry y la Western Jamboree a causa de las insinuaciones y referencias sexuales que contenían. Artistas de la talla de Patsy Cline o el mismo Elvis Presley admiten su influencia, sin embargo, en 1956 RCA rescindió su contrato.

 

Después de que RCA la dejara en la calle, se divorció de su marido y grabó algunos temas con Coin label en Los Angeles. Arthur acabó la década tocando donde podía, incluso formó un trío con sus hermanas Betty Sue y Dottie, con el cual tampoco cosechó el éxito de 1955. En los sesenta se trasladó a Salt Lake City, donde gracias a la ayuda de un fan consiguió actuaciones regulares en Idaho hasta mediados de los sesenta. A finales de los setenta actuó en el Ernest Tubb’s Midnight Jamboree show y poco después se retiró en Idaho. Un año antes de morir vio como una discográfica alemana editó un álbum con sus singles de 1949 a 1957 y, finalmente, Arthur falleció el 27 de noviembre de 1987, con 58 años, debido a causas naturales.

Los historiadores Mary A. Bufwack y Robert K. Oermann consideran que Arthur luchó en vano por el derecho a convertirse en la primera artista independiente y agresiva de country de la posguerra. Su trabajo pasó de puntillas para el público mayoritario, pero podemos encontrar diversas muestras de aprecio a su trabajo en la actualidad, como las referencias que de ella hacen en el libro Texas Music (2000) o la Enciclopedia del Country (2012).

 

JANIS MARTIN

 

Janis Darlene Martin nació el 27 de marzo de 1940 en Sutherlin, Virginia en el seno de una familia con dotes musicales. Antes de cumplir 6 años, la pequeña Janis ya cantaba y tocaba la guitarra. Se presentó a diversos concursos de talentos, ganando muchos de ellos, lo que la llevó a actuar cada sábado por la noche en la CBS junto a grandes estrellas de country. Sin embargo, cuando cumplió 15 años declaró estar harta del country e inició su carrera en el rock and roll.

Las discográficas encontraron en esta joven rockera el filón para vender la figura de “la Elvis femenina” que tanto intentaban encontrar y debido a su éxito y a que a el propio Elvis le encantó, así fue bautizada. Sin embargo, es interesante tener en cuenta que firmó con RCA tan solo dos meses después que el Rey. Se estrenó con gran éxito gracias a un tema compuesto por ella misma: “Drugstore Rock ‘n Roll”.

Ganó diversos premios, vendió miles de copias y apareció en los programas musicales de televisión más importantes del momento. Sin embargo, sus sueños se vieron truncados cuando se casó en secreto y se quedó embarazada a los 16. Sufrió presiones por parte de la discográfica para abortar, hecho al que se negó y este fue el inicio del final de su carrera ya que toda la imagen y el marqueting que habían creado para ella se basaba en la idea de dulce e inocente adolescente.

En 1960 volvió a los escenarios después del divorcio, pero su segundo marido la forzó a dejar los escenarios y quedarse en casa, cosa que ella aceptó hasta 1967, cuando después de un fuerte ataque de ansiedad y la subsiguiente terapia, decidió que volvería a los escenarios. En 1973, volvió a darle un ultimátum a Martin y ella finalmente escogió la música. En 1978 aproximándose el auge del rockabilly en Europa contactó a su amigo Chet Atkins para poder volver a sus orígenes. Su oportunidad llegó en 1982 de la mano de Rockhouse records y actuando en el Viva Las Vegas festival. Martin falleció de cáncer el 3 de septiembre de 2007.

 

LORRIE COLLINS

Algo parecido le ocurrió a Lorrie Collins. Ella y su hermano Larry cosecharon un gran éxito inicial a mediados de los cincuenta bajo el nombre The Collins kids. La aventura musical de la familia comenzó por ella y su gracia cantando y componiendo pero pronto su hermano pequeño se obsesionó con la guitarra, así que los padres les animaron a formar un dúo bastante cañero para el momento.

 

Sin embargo, Lorrie sufrió de primera mano el machismo de la época al convertirse en la novia de Ricky Nelson, una de las principales estrellas-sex symbol para las adolescentes americanas de la época. A diferencia de lo que le ocurrió a Brenda Lee, el hecho de ser una adolescente hermosa y sensual fue percibido por las fans de Nelson como una amenaza competidora y perdió a parte de sus propias seguidoras.

Más tarde, interesada en ampliar su mundo personal y profesional, se casó con el mánager de Johnny Cash, Steward Carnell, 16 años mayor que ella. Este hecho destrozó a la familia Collins, puesto que la alejó del dúo profesional que formaba con su hermano y, además, provocó el rechazo de las discográficas, ya que al igual que Janis Martin, al casarse, Lorrie había osado romper la imagen de chica dulce e inocente con la que intentaban comercializarla.

El perdón familiar llegó un tiempo después pero, para cuando los Collins estuvieron preparados para su retorno, ya sólo pudieron resguardarse en Las Vegas, puesto que el rockabilly entró en declive en los sesenta. Muchos artistas del género sobrevivieron en Nashville o adaptándose a la escena country hasta el resurgimiento del rockabilly en los ochenta. Afortunadamente, los hermanos Collins volvieron a la carga y no han dejado los escenarios desde entonces.

 

LINDA GAIL LEWIS

La más joven y anacrónica de todas las damas del género ha sido Linda Gail Lewis puesto que inició su carrera en 1963, en pleno declive del rockabilly. Linda nació el 18 de julio de 1947 en Louisiana y es la hermana pequeña de Jerry Lee Lewis, por lo que no hace falta dar pistas de como de importante era la música en la casa en la que creció. Ya desde pequeña emulaba a su hermano al piano y a la voz y comenzó a dedicarse profesionalmente a la música con 15 años.

Ha trabajado con Stephen Ackles, Van Morrison y con su hermano, Jerry Lee Lewis. También ha grabado con sus dos hijas, Mary Jean Ferguson y Annie Marie Dolan, en un grupo llamado Lewis 3. Hoy día es la única de estas damas que sigue en activo, realizando giras a nivel internacional.

 

LEGADO

El legado de las mujeres del rockabilly, especialmente de aquellas que desarrollaron el género y no simplemente presentaron algún tema rockabilly, es innegable y muy valioso para el desarrollo del rock and roll. Como ya se presentó en las entradas dedicadas a Cordell Jackson y a Wanda Jackson, estas damas han influenciado a todos los músicos posteriores del género, desde Brian Setzer a Jack White, pero además han sido imprescindibles para inspirar a todas las mujeres posteriores del género.

Todas ellas admiten su influencia, desde Poison Ivy (The Cramps) o Marti Brom a The Black Belles.

Por otro lado, el resurgimiento del rockabilly o neorockabilly en Europa no ha decaído desde los ochenta y podemos ver cómo desde entonces no dejan de surgir bandas o artistas del género a nivel europeo, casi más que en Estados Unidos. Algunos ejemplos son Imelda May (Irlanda), Kim Lenz y The Obscuritones (UK), Ruby Ann (Portugal), Myriam Swanson de Flamingo Tours (España) o Emanuela Hutter de The Hillbilly Moon Explosion (Suiza).

2 comentarios en “Supervivientes del rockabilly

  1. ¡Excelente entrada, Marta! Aquí hay mucho y muy buen material. Como casi siempre, la mayor parte de las artistas que mencionas no las conocía. Algunas sí, como a Barbara Pittman, que también tuvo una vertiente melódica y country, o Ruth Brown; de hecho, no me extraña que canten tan bien porque el country es una cantera inacabable de intérpretes femeninas a cual más buena. Hay algunas voces y algunas historias que me han llamado la atención; por ejemplo, la alucinante versión del “Got My Mojo Working” de Muddy Waters, que voz y que versión más buena; o la voz limpia, perfecta para el R&R, de Janis Martin, toda la historia de su embarazo y lo mal que lo debió pasar, así era imposible que una mujer pudiera cantar R&R. A Linda Gail Lewis también la conocía, de hecho, cuando mi blog empezaba puse un tema suyo, el clásico “Jambalaya”, que está publicado en un disco que hizo junto a Van Morrison. También me ha gustado mucho la parte final, con cantantes actuales; Imelda May tal vez sea la más conocida, pero hay otras como Jane Rose que me han encantado. En fin, una entrada muy completa. Gracias Marta. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Muchísimas gracias Raúl, tu opinión cuenta mucho para mí. Efectivamente, como dices, ¡así no había quien se dedicara al R&R! Te obligan a ser “el equivalente femenino de” contra tu voluntad, te tratan de hacer abortar y si tratas de tener tu propia vida personal, te echan de la discográfica. Pobrecitas, menos mal que su trabajo no fue en vano y gracias a ellas contamos con muchísimas artistas de rockabilly hoy. Como dices, la más conocida es Imelda pero la verdad es que seleccioné sólo a 2 americanas y 4 europeas para no extenderme demasiado, porque hay muchísimas y muy buenas. ¡Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s